2013: 120 aniversario del bolero

Este año 2013 los aficionados al bolero estamos de celebración: según la afirmación que realizara en Santander (España) Julián Padilla, nieto de Pepe Sánchez, el autor del primer bolero reflejado en partitura dela historia, su abuelo escribió "Tristezas" en el mes de septiembre de 1893 en un Santiago de Cuba que aún era español. Este mes de septiembre de 2013 se cumplen por lo tanto 120 años de ese histórico acontecimiento.


Santander, el primer lugar de Europa donde se interpretó un bolero, celebra este 120 aniversario con muchísimas actividades divulgativas de este género musical romántico latino por excelencia, de la mano de la Asociación ProBoCa, creada en 2006 con la finalidad de Promover el Bolero en Cantabria.

Conciertos de Bolero en Santander

- en construcción-

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Cargando...

Lo más leído de ProBoCa

noviembre 18, 2010

18 de Noviembre: Cumpleaños de Pedro Infante

En el año 2017 se cumplirá en centenario del nacimiento de Pedro Infante Cruz, el más famoso de actor y cantantes de Méjico, que nació el 18 de noviembre de 1917 a las 02:30 de la mañana en la calle Camichín no. 508 del Puerto de Mazatlán Sinaloa, (si bien alguna biografía lo sitúa en la casa número 88 de la calle Constitución).

Bautizado como José Pedro Infante Cruz, es el cuarto hijo de los quince que tuvo el matrimonio formado por el silanoense Delfino Infante y la nayarita Refugio Cruz de Infante. Aunque seis morirían a temprana edad, Pedro convivió con sus otros ocho hermanos: María Carmela, Ángel (que también fue actor y cantante) María del Rosario, María Concepción (conchita), María del Consuelo, María del Refugio (a quien todos llamaban Cuquita), María del Socorro (Socorrito) y José Delfino.


La familia siempre fue muy importante para Pedro Infante. Sus abuelos paternos fueron Don Eleno Infante y Doña Sinforiana García y los maternos Don Domingo Cruz y Doña Catalina Aranda originarios de Rosario, Sinaloa.

Mazatlán es conocida como La Perla del Pacífico, por la belleza de sus playas y su riqueza en fauna marina ya desde la entrada de Nuño de Guzmán a Sinaloa en 1531. En 1565 el capitán Francisco de Ibarra repuebla la Villa de Chametla, despoblada por los continuos ataques indígenas, fundando la Villa de San Sebastián, hoy Concordia, donde queda Mazatlán En 1820, con la restauración de la constitución de Cádiz con Fernando VII se instalan los primeros ayuntamientos en Sinaloa. De este modo Mazatlán gracias a un banquero español de apellido Machado, convirtió un caserío de nativos pescadores ubicado al norte del cerro de la Aduana en el primer puerto de altura del pacifico mexicano. Entre 1848 y 1849 Mazatlán fue invadido por el ejército estadounidense. Luego en 1859 el puerto fue bloqueado por el buque de guerra inglés Amethyst. El 13 de noviembre de 1864 el Ejército Francés y las fuerzas imperialistas tomaron posesión de Mazatlán, hasta que fueron expulsadas el 13 de noviembre de 1866 por las fuerzas del general Ramón Corona La mañana del 13 de noviembre de 1864 los barcos de la Armada Francesa El 26 de junio de 1880 el ex general Jesús Ramírez al mando de 400 hombres asaltó la guarnición de la plaza y se apropió de Mazatlán, bombardeada de nuevo por el barco “Demócrata”. Fue declarada ciudad en el diario oficial del 8 de abril de 1915. En septiembre de 2007, Mazatlán fue considerada una de las 13 maravillas de México hechas por el hombre. Aqui tienen una completísima biografía de Pedro Infante en sus primeros años:

Los primeros años de su infancia los vivió en esta histórica y soleada tierra de Maztlán, en un ambiente muy humilde y lleno de carencias, donde apenas los niños lograron acabar sus estudios, pues desde muy jóvenes tuvieron que colaborar en el mantenimiento familiar, ya que la situación económica de la numerosa familia así lo requería, por el excaso sueldo de su padre, músico de profesión, que tocaba el contrabajo en bandas y orquestas por los pueblos. Don Delfino completaba el ingreso familiar trabajando en una tienda y en un taller de muebles de madera, en el cual se dice que Pedro adquirió el gusto por la talla de ese material, comenzando así su afición a la carpintería.
Resulta un hecho casi desconocido que a la edad de 11 años Pedro Infante fue víctima de la poliomielitis de la cual se recuperó favorablemente y sin duda este acontecimiento y sumado a otros que vivió a muy temprana edad marcaron a Pedro para siempre dándole indudablemente un aprecio mayor por la vida.
Debido a la actividad de su padre, los hermanos nacieron en varios lugares como Acaponeta, Nayarit y Guasave, Sinaloa. Finalmente, la familia tiene la necesidad de trasladarse a otra ciudad y deciden ir a vivir a Guamúchil, cerca del ingenio azucarero de los Mochis del mismo estado. Es en esta ciudad en donde el joven e inquieto Pedro comienza a buscar un trabajo que le permita ayudar a sus padres y hermanos. Cursó con muchas dificultades hasta 4º grado, faltando mucho a clase ya desde los diez años para emplearse como mandadero en “Casa Melcher”; de este modo, nunca llegó a leer con fluidez por lo que a menudo, ya de mayor, se hacía leer los textos de los guiones cinematográficos, ayudado por su esposa doña María Luisa.
Pedro Infante aprendía el oficio de carpintería y en sus ratos libres asistía con el maestro carpintero Don Jerónimo Bustillos, quien le enseñó este honroso oficio que Pedro Infante practicó durante toda su vida y que de hecho utilizó en algunos de sus personajes cinematográficos, como Nosotros los pobres (1947), Ustedes los ricos (1948) y Pepe el toro (1952)
Decía Pedro que los primeros muebles en su casa habían sido hechos con sus propias manos y no solo eso: también en este taller construyó su primera guitarra. Y de hecho sus inicios en la música fueron con el hijo de su maestro carpintero Jesús Bustillos con quien practicaba la guitarra, que había sido construida por ambos y que líricamente fueron aprendiendo con muchos trabajos, ya que como decía Pedro “en mi familia no había antecedentes de esa clase” y “había poco tiempo”.
También en esta época aprende el oficio de barbero en la barbería de don Policarpo Lizárraga. Una afición que le llevó a instalar su propia barbería en su mansión “Ciudad Infante” de Cuajimalpa que él mismo diseñó en los años 50.
Allá por el año de 1933, cuando Pedro tenía 16 años de edad y ya teniendo algunos estudios de música que Don Carlos R. Hubbard le había impartido en Rosario, forma al lado de su padre la Orquesta “La rabia” tocando la batería y la guitarra en los cabarets y centros nocturnos de no muy buena reputación de Guamúchil, cobrando diez centavos por pieza, dinero suficiente tomando en cuenta que interpretaba alrededor de 30 canciones cada noche.

Además de tocar la guitarra, también tocaba el violín, el piano y la batería, pero el canto era su fuerte y de hecho se convirtió en el vocalista de la mencionada orquesta. Las actuaciones de la orquesta “La rabia” alcanzaban cada vez más popularidad y los numerosos contratos le dieron la experiencia sobre los escenarios y le ocupaban su tiempo completo. Pedro Infante descubrió así a sus 16 años que “había encontrado su verdadera vocación”. Para mejorar su estilo de cantar, el joven Pedro recibió clases de técnica de canto con el conocido profesor Noé Quintero.
Por aquel entonces Pedro tuvo una corta relación con la maestra Guadalupe López, con la que tuvo una hija pero con la que no llegó a casarse y la niña pasó al cuidado de Cochita, hermana de Pedro.
A través de la historia Pedro Infante ha sido conocido como “El Ídolo de Guamúchil” debido a que su carrera artística inicio en esta ciudad. Hacia el año de 1937 la fama de Pedro iba en aumento y varias agrupaciones musicales del estado se disputaban su contratación. Cuando tenía 20 años, la mejor agrupación del estado “La orquesta estrella de Culiacán” solicitó sus servicios como violinista y cantante, naturalmente Pedro llevó con él a las magnífica agrupación a su padre, permaneciendo en esta institución dos años, hasta el año de 1939, en que Pedro se marchó a Méjico.
Durante este año Pedro realizó su primera presentación en radio a través de la XEBN “La voz de Sinaloa” cantando en vivo como era la costumbre entonces.
Hasta Sinaloa llegaba entonces la potentísima emisora XEW de Méjico, con voces consagradas como ídolos en aquel año, como el santanderino Emilio Tuero, en “La hora azul” y el jarocho Agustín Lara, en su propio programa “La hora íntima de Agustín Lara”. Como ellos, Pedro infante comenzó a cantar éxitos del nuevo género que estas dos voces divulgaban en el Méjico de entonces: el bolero.
Durante este mismo año de 1937 Pedro conoció a una agraciada joven que lo impactó desde el primer momento, de nombre María Luisa León y que empezó a frecuentar, iniciando un romance secreto (ya que la joven Maria Luisa era cinco años mayor que Pedro, situación mal vista por la sociedad y la total desaprobación de las familias). Pedro iba a rondarla en su bicicleta llevando su guitarra a la que bautizó “guamuchileña”, durante dos años, y ante las ocasionales presiones por parte de los padres de María Luisa de que su hija se hablase con un humilde músico , la pareja de enamorados tomó la decisión de escaparse de Sinaloa y marcharse a vivir a la Ciudad de México. De este modo, primero marcha María Luisa en Mayo de 1939 fingiendo buscar un remedio contra un supuesto ataque de paludismo. Pedro la siguió en seguida con sus pocos ahorros y los que le dejó su madre a espaldas de su padre y hermanos. Esta es una de las primeras fotografías de la pareja:

Ya en la capital, la pareja se instaló en una pequeñísima y humilde habitación en la calle Ayuntamiento 44, cuya única virtud era la de permitirles estar juntos ya que no contaban con ninguna otra amistad. Por una extraña casualidad, se encontraba cerca de las estaciones de radio XEB y XEW que por aquellos años eran el principal semillero artístico de México, por lo que en seguida, teniendo en cuenta su experiencia en la XEBN de Sinaloa, decidieron intentar probar suerte en la radio.
El entusiasmo y deseos de triunfo de Pedro Infante, respaldado por su trabajo en la prestigiosa orquesta “estrella de Culiacán” que había dejado en Sinaloa, con el apoyo de María Luisa lo animan a presentarse a unas audiciones para la XEB que en aquellos días estaba buscando nuevos valores. Pedro se inscribe en una audición radial y se presenta interpretando el tema “Consentida” de Núñez de Borndón aquel mismo mes de Mayo de 1939, pero los nervios le traicionan y la audición no resulta del agrado del director Armando Guzmán, que lo rechaza aconsejándole “que se dedique a otra cosa”.
El 19 de Mayo de 1939, Pedro con 22 años y María Luisa con 27 deciden contraer matrimonio civil, considerando que la situación económica estaba mejorando día a día, un mes más tarde refrendan su amor ante Dios en la Catedral Metropolitana sin más testigos ni invitados que la presencia del sacerdote y Dios (las familias de ambos se oponían rotundamente a su relación).

Con el apoyo y el consejo de su flamante esposa María Luisa, y un Pedro Infante de 22 años se repone de esta primera mala experiencia y corrige sus errores: estudia en el conservatorio mejorando sus conocimientos musicales de canto y de violín, de la que hará gala en varias películas a lo largo de su vida, en especial en el difícil papel del maestro Juventino Rosas en la película “sobre las olas” (1950) o en el solo de violín de “La tertulia” en la película “dos tipos de cuidado” (1952). Sobre todo, recibe clases de canto de Ernesto Belloc, que la pule de los estridentes agudos y le receta un estricto régimen y ejercicio físico, eliminándole radicalmente cualquier ingesta de alcohol. (este consejo lo siguió toda su vida, levantándose temprano para correr y jamás tomó alcohol).
Más preparado, Pedro insiste en su deseo de incorporarse al elenco de las fantásticas voces de la XEW que escuchaba en Sinaloa, y en Julio de 1939 se presenta en una segunda audición animado por su esposa María Luisa. Esta vez el tema seleccionado es “Nocturnal”, de José Sabre Marroquí corriendo con mejor suerte, de modo que consigue un contrato “en pruebas” para presentarse en la XEW tres veces por semana a cantar uno o varios temas que ensayaría con la orquesta de la XEW, recibiendo un salario de dos pesos por programa de qunice minutos. La propia María Luisa León, entrevistada en la XEW, lo cuenta así:

A través de las palmas
Que duermen tranquilas
La luna de plata
Se arrulla en el mar tropical
Y mis brazos se extienden
Hambrientos en busca de ti
En la noche un perfume de flores evoca
Tu aliento embriagante
Y el dulce besar de tu boca
Y mis labios esperan sedientos
Un beso de ti
Siento que estas junto a mí
Pero es mentira es ilusión

Y así paso las horas
Paso las noches
Pidiendo a la vida el milagro
De estar junto a ti
Y tal vez ni si quiera
En tus sueños
Te acuerdes de mí

Pronto, las tres veces por semana se convirtieron en cinco. La orquesta que lo acompañaba en aquellas audiciones era la del famoso actor y músico Joaquín Pardavé, ambos en la fotografía:


La incipiente colaboración en la XEW le permitía a duras penas pagarse sus clases de canto y de música, que compaginaba con el cada vez más exigente contrato de la emisora que le obligaba a actuar casi a diario en el teatro Juventino Rosas con la orquesta del igualmente exigente Pardavé, interpretando canciones de autores ya conocidos como Alberto Cervantes, José Alfredo Jiménez, Cuco Sánchez, Tomás Méndez, Rubén Fuentes, Salvador Flores Rivera, Chava Flores y otros. Eran años en los que el joven matrimonio de María Luisa y Pedro pasaba grandes apuros. Pedro seguía las indicaciones de su profesor de canto de mantenerse en forma y cuidar su régimen, sin probar el alcohol, pero las estrecheces económicas no le permitían mucho margen. Un día, enfermo de fiebre y agotado se desmayó, y al ser atendido por el doctor le confesó que comía muy poco y que no tenía dinero para medicinas, lo que indica su difícil de su situación económica entonces.
Sin embargo, esos meses de duro trabajo en la XEW le abren las primeras puertas en Méjico. En Octubre de 1939, el casi desconocido cantante de apenas 23 años recibe la oferta de trabajar como cantante del famoso cabaret de aquella época “El Waikiki”, lugar de reunión de la gente noctámbula de aquella época, donde se bailaba animados por el “Son clave de oro” y la famosísima bailarina exótica “Ébano”. La situación económica del joven matrimonio mejoraba y decidieron trasladarse a vivir a la colonia Narvarte.
El prestigioso hotel Reforma le ofrece también un puesto en su orquesta en el cabaret "Tap Room", ganando 100 pesos al día. Carmen Barajas, vecina suya de la colonia Navarte, le presenta a Jorge Negrete, quien acude al "Tap Room" y le escucha cantar "Nocturnal", recomendándolo a Joselito Rodríguez, hermano de Ismael Rodríguez (buscaba actores para su película ¡Ay Jalisco no te rajes!) y al también productor de cine Manuel Esperón.
Como ocurriera con la radio XEW, el cine no le abrió la puerta a la primera llamada, pero Pedro tampoco se arrendró por ello. Además, se sentía muy bien tratado por todo el personal del “Tap Room”, cosa a la que Pedro siempre estuvo agradecido (se cuenta la anécdota de que en las años 50, cuando era rico y famoso, llegó a extender un cheque por valor de 10.000 pesos a un mesero del Tap room que lo necesitaba para operarse). Agustín Lara conoció a Pedro Infante en el "Tap Room", y aqui lo dice en una entrevista, que acaba con el propio infante cantando "Farolito" de Lara (quizá parte de algunas de las dos películas que hizo con música del "flaco de Oro")

Pedro infante compagina su trabajo nocturno en el “Tap room” con trabajos diurnos en alguna otra emisora de radio. De igual modo presentado por Carmen Barrajas y ayudado por su antiguo director de orquesta de la XEW Joaquín Pardevé, hace a finales de ese año papeles de extra y con cortos diálogos en alguna película. Así, participa en un papel segundón en la película “En un burro tres baturros” (1939), estelarizada por Sara García y Joaquín Pardavé, en la que aparece aún sin su bigote, como un guitarrista en una fiesta). Durante este año también participa en dos papeles cortos en las películas “El Organillero” (con música de Agustín Lara y dirección de José Benavides, que desgraciadamente se ha perdido y en la que tenía un breve papel) y “Puedes irte de mi”( dirigida también por Benavides y con música también de Agustín Lara y en la que Pedro Hacía el papel de director de orquesta. La cinta está desgraciadamente perdida. Pedro infante empieza a tener pequeños contratos para el cine, como el contrato como cantante para la banda sonora de la pelicula "Amor Chinaco" estelarizada por Gloria Marín y Jorge Vélez, que se estrenó en 1941. En ésta canción lo acompaña el que sería su acompañante de muchas películas, el trío de los Hnos.Samperio. Esta es, sin duda, la primera colaboración de Infante en el cine: el tema "Chamaca linda"

La fama de su actuación en el "Tap Room" durante ese año de 1940, le permite conseguir contratos para realizar una gira por Méjico con notable éxito a finales de ese año y a principios de 1941. En aquellos viajes surgió el deseo de Pedro desde pequeño de querer ser aviador. A la vuelta de uno de ellos insistió en viajar en la cabina y ver los mandos del avión. Al llegar de aquel primer viaje en avión, le dijo a María Luisa: “tu me hiciste artista… pero yo nací aviador”. En Matamoros hizo amistad con Julián Villareal, administrador de TAMSA (Transportes aéreos Mejicanos) que años después le enseñó a volar.La carrera de Pedro Infante estaba despegando.

El inicio de su carrera discográfica no se hizo esperar: apenas dos años después de ser contratado en el “Tap Room”, en el mes de Mayo de 1942 RCA Víctor le propone a Pedro grabar un disco de 78 RPM con los temas “Guajirita” y “Te estoy queriendo”: dos boleros tropicales que, sin embargo no tuvieron ninguna aceptación y fueron archivados hasta que afortunadamente con motivo de su aniversario, fueron recientemente remasterizados e incluidos en un álbum conmemorativo.


"La feria de las flores" 1942


Durante este mismo año de 1942 es invitado a participar en la película “La Feria de las Flores” interpretando a un músico que toca la guitarra haciendo los coros a cantantes como Antonio Badú y Fernando Fernández, que obviamente resultaba ser una película cargada de canciones, algunas de ellas interpretadas por el propio Pedro, sin bigote y acompañándose el mismo con la guitarra, y bajo la dirección del maestro Manuel Esperón, quien a partir de ese momento se convirtió en parte fundamental de la carrera de nuestro artista, pues su primer papel de cierta -aunque poca- importancia Les mostramos este documento de la primera intervención de edro Infante en el cine, tocando la guitarra a la dercah de la imagen, tocado con un pañuelo en la cabeza, en "La feria de las flores", haciendo coros a Antonio Badú (observen que sólo se limita a estar de pie y sonreir):


"Jesusita en Chihuahua" 1942


Durante ese año de 1942, Pedro tuvo la oportunidad de realizar su primera gira artística a los Estados Unidos e intervenir en las películas “Jesusita en Chihuahua” donde René Cardona, protagonista y director, le enseña nociones de actuación para hacer su personaje de Valentín, alcalde de Chihuahua a quien hiere Felipe González (Cardona) por quitarle la novia (Susana Guizar). Estas lecciones las practica en “La razón de la culpa” con música de Esperón, en que debe practicar el acento español de Roberto, su personaje (el único personaje no mejicano de toda su carrera) quien se enamora en el vapor desde España de María (Blanca de Castrejón). Desgraciadamente, no consiguió representar el acento español y tuvo que ser doblado (creo que por Ricardo Montalbán.


"La razón de la culpa" 1942


Pedro continua recibiendo clases de perfeccionamiento de técnica vocal y manejo de instrumentos, al tiempo que sigue el consejo de Cardona y junto a su mujer, perfecciona su dicción. Sin embargo, su papel en la película “Cuando habla el corazón”, también titulada "el Norteño" tiene su primer papel como protagonista absoluto (Miguel), disputándose con Víctor Mendoza (cruz) el amor de María Luisa Cea (Cecilia) con música de Esperón. Tuvo sin embargo el penoso honor de durar un solo día en cartelera en el cine Iris en 1493.


"El norteño" 1943


Participó también en la película "Mexicanos al grito de guerra", su primer drama histórico, en el personaje secundario -sin bigote- del teniente Luis Sandoval, que anima con música de Esperón a un poeta catalán a escribir el himno de Méjico, inspirándose en la belleza de la hija del general francés (Lina Montes) y luchar contra los franceses en la batalla del cinco de Mayo.


"Mexicanosal grito de guerra" 1943


En ese mismo año de 1943 actúa en las películas “Arriba las mujeres” (donde hace de "Chuy", un papel sin importancia, aparece sin bigote y encima le duchan, le hacen ladrar y bailar la conga...), “El ametralladora” (concebida como la segunda parte de "Jalisco no te rajes", pero su papel de "Salvador el ametralladora" era demasiado similar al de Pedro Negrete de 1941 y no tuvo apenas éxito aunque canta junto al Mariachi Vargas) y “Viva mi desgracia”, estrenando con su personaje del tímido Ramón Pineda, el género de “comedia ranchera”, con una imagen curiosísima: un peinado con raya a la derecha y flequillo cayéndole a la izquierda, hasta que su criado andaluz (Florencio Castelló) le prepara un bebedizo y cambia de personalidad, cantado canciones de Esperón a la actriz Carolina Montero. Aquitienen una excelente descripción de estos siguientes años de Pedro Infante:

A finales del mes de Octubre de 1943 el Sr. Guillermo Knorhauser director de la fábrica de discos Peerless invita a Pedro Infante a firmar un contrato de exclusividad con este sello, confiando plenamente en este artista que comenzaba a popularizarse musicalmente dominando el bolero, la canción ranchera y la balada con los temas que cada vez interpretaba con mas frecuencia en sus películas .
Bajo la dirección artística del propio Ing. Knorhauser, Pedro entró al estudio de grabación el 29 de Octubre de este año para grabar los temas: “El azotón”, “Ventanita de oro”, “El durazno” y “Soldado raso”, una semana después el 5 de Noviembre los valses “Rosalía” y “Mañana”. Podemos afirmar que en aquellos días Pedro Infante realizó su primera grabación de un disco de larga duración. Los estudiosos no se ponen de acuerdo de si su primera grabación musical, fue El Soldado Raso (compuesta por F. Valdés Leal y grabada el 29 de Octubre de 1943, para el sello de Discos Peerless), o el vals Mañana (ya hemos señalado que su primera grabación fueron "Jibarita" y "te estoy queriendo" para Víctor).

La reacción fue inmediata y los temas de mayor aceptación fueron los valses “Mañana” (compuesta por Victoria Eugenia) y “Rosalía” (de Catalina Dérzel) alcanzando la increíble cantidad de 18,000 copias vendidas en poco tiempo, significando, muy buenos dividendos para la disquera y el artista. Pocas semanas después graba “mi changuita” compuesta también por victoria Victoria Eugenia.
En 1944 sale el single que contiene los temas Noche Plateada (esperón y Cortázar) y Mi patria es primero (de Lino Carrillo). Graba la comedia "Escándalo de estrellas" junto a Ismael Rodríguez, que sería posteriormente su director favorito, con música de Esperón.

En Noviembre de 1945 sale su primer gran disco con temas de Lavista y Cortázar como Mi Lindo Monterrey, Cuando lloran los valientes, Ramito de azahar, Caballo Blanco, Tal vez me puedan matar y Ranchito Lindo, así como Sobre las olas (de Juventino Rosas), Viva mi desgracia (de Francisco Cádenas), Tu felicidad (de René Touzet), Mi tragedia (de Bobby Collazo-Bebo Gottardi) y sus éxitos tradicionales Cielito lindo y Allá en el Rancho Grande. El Tema "Ramitio de azahar" lo incluyó en la película"Cuando lloran los valientes"

En 1945 volvió a trabajar junto al actor y director Ismael Rodríguez, lo que supuso un cambio en su carrera como actor. En el homenaje que Televicentro de dio a Ismael Rodríguez en 1956, el propio Pedro explicaría sus comienzos en el cine así: “Bueno, yo entré en el cine, pero me sentía muy triste porque nunca le atinaba a nada. Entonces, en el camino, me encontré con Ismael Rodríguez…con él encontré el camino con el podíamos hablarle al público, por el que nos identificábamos él y yo. Y francamente esta carrera… yo soy… pue.. yo como actor soy muy malo, porque ni yo mismo me aguanto…(rie) por eso le agradezco más al público… pero entonces el me dio la carrera, él me enseñó y creo que asi como a mi me ha enseñado a hablar a la cámara, ante el público, ha enseñado a varios compañeros míos”

En 1945 rueda la película “Cuando lloran los valientes” junto a Ismael y Blanca Estela Pavón (un trío que repetiría varias veces en “Vuelven los García en 1946, Nosotros los pobres en 1947 y ustedes los ricos en 1948, los tres huastecos en 1948 y “la mujer que yo perdí” en 1949). Según la prensa, Blanca estela Pavón fue la primera y única compañera de rodaje que los estimuló a superarse”. Junto a ella, también aprendió a mejorar su técnica vocal y sus maneras de actuar. Comenzó también, con su personaje de Agapitio Treviño, a hacerse una imagen de héroe maltratado, fue nominado la premio Ariel al mejor actor, que finalmente lo llevo Pedro Armendáriz, pero quien si se llevó el premio fue Blanca Pavón.


"Cuando lloran los valientes" 1945


En esos años, retomó su idea de convertirse en piloto de avión, comenzando a pilotar pequeñas avionetas. En 1946 tuvo un accidente al despegar con una avioneta en Guasave (Sinaloa) que le dejó una cicatriz en la barbilla. El accidente le permitió no obstante, grabar la comedia ranchera "Si me han de matar mañana", con música de Esperón, junto a Sofía Álvarez y René Cardona


"Si me han de matar mañana" 1946


En 1946 protagonizó “los tres García” y su continuación “vuelven los García” dirigido por Ismael Rodríguez y con música de Esperón, donde forjó su leyenda de personaje seductor y sinvergüenza, pícaro pero de buen corazón, el macho mejicano tierno y dulce con las mujeres y amigo del mezcal y la cantina que tantas veces interpretó. Manuel Esperón compone entonces un bolero especialmente para él, titulado •Mi cariñito”, que se convirtió en el primer gran éxito de Pedro Infante, al que el gran ídolo del momento, Jorge Negrete, le hacía aún mucha sombra.

Cariño que Dios me ha dado para quererlo,
cariño que a mi me quiere sin interes,
el cielo me dió un cariño sin merecerlo,
mirando ¡ay! esos ojitos sabran quien es,
con ella no existe pena que desespere
cariño que a mi me quiere con dulce amor
para ella no existe pena que no consuele
mirandole sus carita yo miro a Dios

¡Ay! que dichoso soy
cuando la escucho hablar
con cuanto amor le doy este cantar
¡Ay!que dichoso soy
con ella soy feliz
¡viva! su vida mi cariñito que tengo aqui


"Los tres García" 1946

Ese año de 1946 sacó su segundo gran disco de larga duración con temas como Orgullo ranchero (de Pedro M. Colmenero), Fiesta Mexicana (de Manuel Esperón-Ernesto Cortazar), Vuela, vuela pajarito (de Manuel Antonio Catalán), Será por nueva ( de Nicolás García Curiel), Que pasa mi cuate (de Javier Ruíz Rueda-José Antonio Zorrilla (Monís)) y Que te cuesta (de Esperón-Cortázar),
Aún estando casado con María Luisa inició un romance con la bailarina Lupita Torrentera, de apenas 15 años de edad, quien lo asedia como una “fan” y a la que un Pedro de 29 años no supo resistirse. Una relación que aunque el hacía lo imposible por ocultar, cada día se hacia mas público y de esta relación nació en Septiembre de 1947 una hija, Graciela Margarita (mientras Pedro estaba en Colombia de gira).
Participa en varias películas, como "La barca de Oro" de Juan Pardavé con excelente música de Esperón Y Cortázar que, sin embargo no funcionó en pantalla por falta de química entre Pedro y Sofía Alvarez. Sin embargo esta pareja función en una segunda película titulada "Soy Charro de Rancho Grande". Vuelve con René Cardona en la comedia llena de buenas canciones "Cartas Marcadas", junto a Marga López, donde un Pedro Infante saca por fin su voz poderosa en escena.

Pero fue de nuevo el director Ismael Rodríguez quien el presenta el personaje de Pepe del Toro, que marcaría la vida de Pedro Infante, protagonizando la película "Nosotros los pobres" con música de Manuel Esperón y junto a Blanca Estela Pavón. Un drama que tuvo un enorme éxito.

En 1947 edita su tercer disco de larga duración con temas de Esperón y Urdimales, como Mi cariñito, Maldita sea mi suerte, Mi Consentida, Me voy por ahí, Ojitos morenos, El Aventurero, Que gusto da! O La Motivosa


"Nosotros los pobres" 1948

En 1948 su éxito “Nosotros los pobres” y su continuación con “Ustedes los ricos”, gracias la personaje de “Pepe el Toro” se convierte en el ídolo y representante de toda una enorme masa de campesinos que constituían la mano de obra necesaria para la naciente industria manufacturera y que formaron "barrios de trabajadores" donde surgió la cultura de "la vecindad" (conjunto de viviendas en torno a un patio común), que encontró en Pedro Infante a un icono de identificación para las nuevas clases obreras urbanas por su personaje de “Pepe el Toro”. Fue el primer gran papel de Pedro Infante como actor (de hecho ocupa actualmente el puesto 27 en el ranking de las 100 mejores películas de la historia de Méjico). Su canción “amorcito corazón” se convirtió en todo un símbolo de su época. El propio Pedro la silba en varias películas el año siguiente: en “los tres huastecos” (en la escena de la entrevista), en “angelitos negros” de 1949 (cuando regresa a casa cargado de paquetes) e incluso fue la canción que la multitud coreó en su sepelio. Curiosamente, los silbidos eran parte de la película

Amorcito corazón,
Yo tengo tentación de un beso,
Que se pierda en el calor,
De nuestro gran amor, mi amor;

Yo quiero ser, un solo ser,
Y estar contigo,
Te quiero ver, en el querer
Para soñar.

En la dulce sensación,
De un beso mordelón quisiera,
Amorcito corazón,
Decirte mi pasión por ti;

Compañeros en el bien y el mal
Ni los años nos podrán pesar,
Amorcito corazón,
Serás mi amor.


En Febrero de 1948 sale a la luz su cuarto “LP”, con temas de Chucho Monge como Oh, que amor!, Palabritas de amor y Cartas Marcadas, y otros como La Barca de Oro (de Abundio Martínez), La Borrachita (de Ignacio Fernández), Mi suerte es chaparra (de Manuel Esperón-Pedro Urdimales) y Ranchito de mis amores (de Nicolás G. Curiel).
En Agosto de ese mismo año, aparece el que sería el quinto disco de larga duración de Pedro Infante, con temas de Cuco Sánchez como Tercia de ases, La Traidora, Por ahí, Por ahí y el Ranchero y temas como Mi adoración (de Fidel A. Vista-José Pastor), y los temas de Enrique Crespo “Jorge Negrete” y Dios si existe
La relación con la joven Lupita continuó en secreto, a pesar de que hacía un año que nació la hija común, Graciela Margarita, pero que en Enero de 1949 falleció de Poliomielitis con sólo 1 año y 4 meses de vida, lo que le afectó mucho a Pedro Infante, pues sucedió cuando él estaba en Venezuela de gira. Desde su vuelta, se obligará a visitar casi todos los días la tumba de su pequeña. Sin embargo, esta relación se hizo pública el 22 de Mayo de 1949, cuando acompañaba a Pedro Infante en su avioneta y tuvo su segundo accidente aéreo, al desplomarse el avión cuando llevaba apenas 20 minutos de vuelo. La prensa fue muy dura con Infante por hallarse acompañado de Lupita, lo que se unió a las secuelas físicas de este accidente, pues Pedro entró en el hospital con el cráneo abierto. En el hospital le cuida María Luisa.


El accidente le dejó como secuelas unos continuos dolores de cabeza. Le dejó una sien izquierda notablemente hundida (que debía disimular en algunas películas con un bisoñé) y una cicatriz de lada a lado del cráneo (visibles claramente en los primeros planos de la pelea entre Pedro y Lis en “a toda máquina” en 1951).


Lejos de ser un factor que acabara de separar definitivamente a la pareja, este incidente extramatrimonial – motivado según explicaba Pedro por sus ansias de convertirse en padre- le unió más a su mujer, por lo que Pedro y María Luisa decidieron adoptar a la hija de su hermana Carmela, Dora Luisa, seguramente con el propósito de volver a unirse, pero esto ya no fue posible: Pedro continuó su relación con Lupita Torrentera.
En 1948, la película “los tres Huastecos” con el triplete de Pedro en tres papeles distintos, (Juan de Dios, Lorenzo y Víctor Andrade) junto a Blanca Estela Pavón, situó a Infante en lo más alto del escalafón de actores de la época, gracias de nuevo a Ismael Rodríguez, de los que destacamos el personaje sombrío de Lorenzo “Coyote” en el que está impecable.( como curiosidad, les cuento que durante el rodaje de esta película, Pedro Conoce a una jovencísima Irma Dorantes, que sería al correr de los años, una de las mujeres más importantes de su vida). Fue nominado por segunda vez como mejor actor, que al final fue elegido Carlos López Moztezuma. En este trailer pormocional se explica por el porpio Pedro Infante y por el director Ismael Rodríguez la trama de la película:

Mientras, en Abril de 1949 Pedro Infante graba su sexto disco con temas De Esperón y Urdimales (que ya compusieron los temas de su tercer disco) como Dicen que soy mujeriego, Perdón no pido, y Amorcito Corazón, así como temas de Chucho monge como Sus ojitos, y otros como Adiós mis chorreadas (de G. Parra-Urdimalas), Serenata (de Mario Cisneros Rivera), El as de espadas (de Lino Carillo) y La Desentendida (de Cuco Sánchez).


"Angelitos Negros" 1949

Joselito Rodríguez dirige la película "Angelitos negros" en la que Pedro representa a José Carlos Ruiz, un exitoso cantante que se enamora de la racista Ana Luisa (Emilia Guiú), con música de Raúl Lavista. Por su parte Roberto Rodríguez le dirige en la comedia "Dicen que soy mujeriego" de nuevo con Sara García y música de Manuel Esperón. Pero fue de nuevo Ismael Rodríguez con la película "Ustedes los ricos" (continuación del éxito "Nosotros los pobres) quien le brinda el mayo éxito de nuevo en su personaje de Pepe el Toro y junto a Blanca Estela Pavón en el personaje de Celia "La chorreada". En este siguiente vídeo se refleja magisttralmente la vida de estos años de Pedro Infante:

Pedro Infante rueda con su amiga y compañera Blanca Estela Pavón y a las órdenes de Roberto Rodríguez y con música de Raúl Lavista, la película "La mujer que perdí" en la que Pedro en el papel de Montaño, huye de la justicia y se refugia defendiendo a los indios antes de la revolución, enamorándose de la india María (Blanca Pavón)
Sin embargo, estos éxitos quedaron empañados en la memoria de Infante un 26 de Septiembre de 1949, fecha en la que con apenas 23 años y un prometedor futuro por delante falleció en un accidente de avión su amiga y compañera Blanca Estela Pavón. Pedro participó personalmente en el rescate de la actriz con la que acababa de rodar “La mujer que yo perdí”. La prensa rosa le llegó a ligar sentimentalmente con su gran compañera del cine Blanca Estela Pavón, situación que siempre fue negada por ambos artistas. Pedro infante la recuerda y la dedica su tema "amorcito corazón"

En Noviembre de ese año, por contrato con su discográfica, reponiéndose de la pérdida de su amiga, graba su séptimo disco con temas como Tu, Sólo Tu (de Felipe Valdés Leal), Dos arbolitos (de Chucho Martínez Gil), el tradicional María, María el tema Con el tiempo y un ganchito (de Genaro Núñez), Otra copa compadre (de Felipe "Charro" Gil), Qué será lo que tengo (de Lino Carillo), y los temas de Cuco Sánchez Que siga la bola y Mala suerte
Roberto Rodríguez le dirige en la cinta "El seminarista" con música de Raúl Lavista en la que un Pedro Infante de nuevo sin bigote interpreta al seminarista Miguel Morales, tentado por la belleza de Silvia Dervez.
Ese año de 1949 rodó con Ismael Rodríguez “la oveja negra” en una de sus mejores interpretaciones y su continuación “no desearás la mujer de tu hijo”, arropado por los magníficos hermanos Fernando y Andrés Soler (Fernando fue premiado como mejor actor)


"No desearás a la mujer de tu hijo" 1949


A pesar de estos enoromes éxitos, la carrera de Pedro infante no despegó definitivamente hasta el año 1950. Como si de un avión fuese, hasta 1949 estaba tomando velocidad corriendo por la pista, pero en 1950 la discográfica Peerles levantó los alerones de la carrera musical de Infante, ofreciéndole grabar nada menos que 56 canciones ese año. El avión del comandante Cruz se levantó para coronarse como el rey indiscutible del bolero ranchero y el actor más reconocido de Méjico, com veremos en la segunda parte de esta biografía, titulada

"Pedro Infante: Vuela hasta el cielo el Comandante Cruz, para entronizar al bolero":

http://tempodebolero.blogspot.com/2010/11/pedro-infante-vuela-hasta-el-cielo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja un comentario que nos ayude a mejorar este blog

Estadística de visitas diarias